Menu
menu

Proyecto personal / Madrid / 2016
Instalación / Medidas variables / Fotografías, piedra, arcilla blanca y cartón sobre suelo y pared

Formó parte de la exposición colectiva Un día cualquiera en 2030 en el Espacio Urgel de Madrid

Silbury Hill es una montaña creada por el ser humano muy posiblemente durante la época histórica que desde 1985 llamamos Neolítico o Edad de Piedra Nueva o Pulida (hace aproximadamente 4.750 años). Esta montaña artificial mide 40m de alto y 167m de diámetro y en cada época ha sugerido usos y ha trazado historias muy distintas.

William Stukeley (druida y primer secretario de la Sociedad de Anticuarios de Londres) afirmó que podría haber sido descubierta en 1723 durante una plantación de árboles en la cima. Richard J. C. Atkinson en 1970 añadía que su construcción se inició el mes de agosto por los restos de hormigas aladas encontrados. En 2002 las fuertes lluvias que azotaron la zona revelaron un foso situado entre la colina y el resto del mundo. En Silbury se han encontrado artefactos datados de muchas eras humanas que fueron trasmutando el lugar y marcando nuestra historia y elementos naturales como barro, granito, césped, musgo, tierra vegetal, grava, conchas de agua dulce, muérdago, robles, avellanos, huesos de ciervo y muchas astas.

El proyecto consiste en un recorrido “histórico” visual cuyas representaciones corresponden, en base a mi criterio, a la manera más fidedigna de retratar cada momento del tiempo cronológico pero no se corresponden con las herramientas o las capacidades reales de representación, visualidad y plasmación de historia de dichos años. Utilizo las representaciones y herramientas que tengo a mi alcance, hoy, para contar la historia del lugar en cada época tratando de incidir que es ésta la forma en la que conocemos y sabemos; mediante los cuentos, visiones y miradas de otros.

Como ocurre con cualquier creación histórica, las representaciones se unifican y se normativizan para ser accesibles y aceptadas por todos, pero en este caso ese elemento unificador (el cartón, que también remite al embalaje) se altera en su forma y disposición proponiendo al espectador un recorrido histórico más dinámico, cambiante y donde soporte y representación cobran la misma importancia.

El recorrido comienza en el momento de concepción de la montaña y llega hasta su desaparición en 2030 por causas naturales (catastróficas).

Mi trabajo consiste en hacer catástrofe. Es después de una catástrofe cuando el ser humano repiensa su lugar en el mundo. Su hábitat se desquebraja y su cuerpo, su historia y su memoria son vapuleadas. Este lugar es el que me interesa habitar con la intención de remover(nos) y alterar(nos). Las capas superfluas desaparecen y dejan paso a lo más interno y primario (primitivo) de nosotros mismos, lo que ya somos y olvidamos: nuestro cuerpo y carnalidad.

 

    moyramontoya_silburyhill03   moyramontoya_silburyhill02

img_20160616_184147    silburyfinal01

silburyfinal02    silburyfinal04

silburyfinal03    silburyfinal06    silburyfinal08

silburyfinal09a    silburyfinal09d    silburyfinal07

silburyfinal10    silburyfinal11

 


VOLVER A PROYECTOS

 

Leave a reply